Posteado por: autogestoressaludcoronado | junio 17, 2013

Dia del Padre

2013-06-14 11.37.37El dia viernes se festejo el dia del padre con todos los internos , donde hubo karaoke , piñatas , una linda fiesta , gracias a todos los que colaboraron

Posteado por: autogestoressaludcoronado | enero 12, 2012

Hallan por qué el alcohol es adictivo

Un reportaje realizado por la BBC muestra que científicos descubrieron diferencias en el cerebro que parecen explicar por qué algunas personas beben más que otras y porqué algunas se vuelven adictas al alcohol.

Los investigadores de la Universidad de California, San Francisco, descubrieron que el cerebro de la gente que bebe en exceso parece ser particularmente receptivo a los compuestos que provocan la sensación de placer y recompensa tras una bebida.

Aunque esto se sospechaba desde hace décadas, es la primera vez que un estudio logra observarlo en el cerebro de seres humanos.

Y el hallazgo, afirman los científicos en la revista Science Translational Medicine (Science, Medicina Traslacional), podría conducir a nuevas herramientas para tratar el abuso de alcohol.

Se sabe que el alcoholismo es un trastorno causado por factores tanto biológicos como psicológicos.

Estudios en el pasado llevados a cabo con animales han mostrado que el abuso del alcohol produce cambios químicos en el cerebro que incrementan la tolerancia y, por consiguiente, la dependencia a la sustancia.

Hasta ahora, sin embargo, no se ha logrado entender cuáles son los mecanismos biológicos que intervienen en estos cambios de la estructura cerebral y que hacen que un individuo tenga la necesidad compulsiva de seguir bebiendo.
Más endorfinas, más placer

Igual que otras sustancias adictivas, como la cocaína y las anfetaminas, el consumo de alcohol provoca la liberación de endorfinas, unos compuestos químicos opioides que se adhieren a receptores en los centros de recompensa del cerebro provocando la sensación de placer que produce el alcohol.

Lo que hasta ahora se desconocía, sin embargo, son los mecanismos que subyacen a este proceso de consumo y recompensa, y por qué algunas personas sienten la necesidad de seguir bebiendo y otras no.

Para investigarlo, la doctora Jennifer Mitchell y su equipo sometieron a un grupo de 25 individuos -13 bebedores excesivos y 12 no bebedores- a escáneres cerebrales de tomografías PET (por emisión de positrones).

Las imágenes fueron tomadas antes y después de que ambos grupos de individuos consumieran una bebida alcohólica.

Los resultados mostraron que el consumo de la bebida alcohólica provocaba, tanto en los bebedores como en los no bebedores, la liberación de endorfinas en dos regiones particulares del cerebro: el núcleo accumbens y la corteza orbitofrontal.

Esto revela, afirman los autores, que independientemente de cuánto beba una persona, el consumo de alcohol produce la liberación de endorfinas en esas dos regiones cerebrales.

Observaron que cuantas más endorfinas se liberaban en el núcleo accumbens, mayor era el sentimiento de placer del individuo, tanto bebedor como no bebedor.

Sin embargo, cuantas más endorfinas se liberaban en la corteza orbitofrontal, mayor era el sentimiento de intoxicación que experimentaban los bebedores excesivos.

Pero esto no lo experimentaban los no bebedores.

Según los científicos, esto muestra cómo las endorfinas contribuyen a largo plazo al abuso del alcohol y cómo la liberación de grandes cantidades de endorfinas provoca que la bebida alcohólica sea más placentera.

Lo cual a su vez contribuye a querer beber más.

Tal como explica la doctora Mitchell, “esto indica que los cerebros de los bebedores excesivos o bebedores con problemas van cambiando en una forma que los hace encontrar el alcohol cada vez más placentero”.

“Y esto puede ser la clave de cómo se desarrolla, en primer lugar, el problema del alcohol”.

“Porque ese sentimiento cada vez más grande de recompensa los hacer beber cada vez más”, agrega.

La investigadora sostiene: “Esto es algo que hemos especulado durante cerca de 30 años, basados en estudios con animales, pero hasta ahora no habíamos podido observarlo en humanos”.

“Y nos ofrece la primera evidencia directa de cómo el alcohol hace a la gente sentirse bien”.

La investigación fue financiada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos y el Fondo para la Investigación sobre Abuso de Drogas y Alcohol del Estado de California.

BBC Salud

Posteado por: autogestoressaludcoronado | diciembre 13, 2011

La Recaída en el Alcoholismo y otras Adicciones

Dra. Ana T. G. Paullada de Cantu
Si partimos del hecho que tanto el alcoholismo y las adicciones a otras sustancias son enfermedades crónicas, entonces podremos comprender que son enfermedades que se pueden tratar y controlar mas no “curar”. La presencia de recaídas en estas enfermedades es una posibilidad, por lo que debemos estar conscientes de ellas y aprender a enfrentarlas. Si lo comparamos a la diabetes, hipertensión, cardiopatías etc. que son enfermedades crónicas todos sabemos que mientras tomen su medicación, su dieta específica y sigan las indicaciones que el médico establezca, la enfermedad estará controlada pero no “curada” o erradicada. Es decir siguen enfermos pero estables (controlados).

¿Por qué la químico dependencia es una enfermedad considerada crónica?
Aquí lo importante es recordar que también la Químico Dependencia (Alcoholismo y otras adicciones) es una enfermedad física, crónica y progresiva, cuyo órgano enfermo es el cerebro y que una vez establecida la adicción, la enfermedad es de por vida. Está comprobado que en esta enfermedad, ciertas áreas del cerebro presentan disfunciones que permanecen a través del tiempo. Aunque aún no contamos con una cura, sí contamos con programas de tratamiento para mantenerla bajo control y son medidas a largo plazo.

¿Qué implica la palabra recaída?
Cuando por ejemplo escuchamos tuvo una recaída de su Diabetes o se descompensó, a lo que se refiere es que después de haber estado un tiempo bien, por alguna razón se salió de control la enfermedad y vuelve a manifestar toda su sintomatología y/o complicaciones inherentes. En el caso de la diabetes es el incremento de azúcar en la sangre, que puede llevar incluso a un coma diabético o a la muerte.

En el caso de la Químico Dependencia significa que después de haber estado un tiempo, incluso años, sin utilizar sustancias neurotóxicas (alcohol u otras drogas), si vuelve a consumirlas la enfermedad se reactiva en toda su expresión afectando nuevamente las diferentes áreas de la vida del enfermo.

¿Cúales son los riesgos de una recaída?
El problema en la recaída es que la enfermedad continúa desde el punto en que se quedó, es decir el nivel de consumo de alcohol u otras drogas es igual o mayor que en las últimas ocasiones antes de haber iniciado su rehabilitación. Por eso hablamos de una enfermedad progresiva, empeora con el tiempo y aunque haya estado “limpio” por un tiempo, cuando se reactiva es igual o peor que donde la dejó. Existen riesgos altos que se salgan completamente de control e incluso que lleguen a la muerte por sobredosis u otras causas.

¿Qué se puede o debe hacer si se presenta una recaída?
Yo les preguntaría ¿qué harían si un familiar que tuvo un infarto cardíaco, vuelve a presentar síntomas de otro infarto? La respuesta obvia es llevarlo inmediatamente a un centro especializado para su evaluación y tratamiento. Es lo mismo con las recaídas de la Químico Dependencia; existe un riesgo alto de complicaciones en las recaídas, por lo que requieren atención lo más pronto posible. Por esta razón es muy importante que la familia esté al tanto del enfermo, ya que tienden a ocultar su recaída. Si existe la sospecha del consumo de alcohol y/o drogas u observan cambios de conducta, se deberá realizar una evaluación al paciente por médicos calificados y entonces se decidirá el mejor camino a seguir.

¿Cuáles son los factores de alto riesgo para una recaída?
Se ha visto que existen 4 factores principales que pueden llevar a una recaída:
1)     Dejar indicaciones. Como cualquier enfermedad crónica si no toman su medicamento la enfermedad se reactiva (recaen). Al dejar de cuidarse el Químico Dependiente es frecuente la recaída, ya que regresa el “piensa chueco” (distorsión en el pensamiento) junto con conductas enfermas y lo que más vemos es: el exceso de confianza (“ya estoy bien”) el olvido de su enfermedad y la deshonestidad . Se requiere de ayuda (grupos AA o NA, padrino o madrina, médico, terapeuta, etc.) para mantener la rehabilitación. El paciente por sí mismo es sumamente difícil que detecte el “piensa chueco” y por lo mismo no se da cuenta que la enfermedad se está reinstalando.
2)     Aumento del estrés emocional y con esto no solamente nos referimos a ansiedad o estrés laboral, cualquier acumulación de emociones lo denominaremos estrés. Por ejemplo enojo, frustración, ansiedad, tristeza, resentimientos, etc. De ahí la importancia de mantener la ayuda para poder hablar de las emociones y evitar llegar a el consumo de sustancias. Si dejan de hablar y manejar sus emociones, éstas se acumulan. Recordemos que una de las “funciones” de las sustancias psicoactivas en el adicto es “anestesiar” las emociones, por lo que mientras más altas estén éstas, mas riesgo de consumo.
3)     Memorias de consumo. Está comprobado con diferentes estudios clínicos y científicos, que existe una relación entre los recuerdos de sustancia y la presentación del “antojo” . Por tal razón es importante alejarse de personas, lugares y situaciones de alto riesgo que traigan memorias de el consumo. Algunos ejemplos de riesgo son: ir a un bar o discoteca lo primero que van a ver es alcohol, por lo tanto se deben evitar; o ir con amigos de consumo, lo primero de lo que van a hablar es de la fiesta o de la sustancia, por lo tanto también se deben evitar. El ejemplo mas claro sería: “si estoy a dieta, para qué voy a la pastelería”.
4)     Entrar en contacto con la sustancia: algunos enfermos piensan que “no pasa nada” si solamente están cerca o “prueban” la sustancia (alcohol y/o drogas), el problema es que esto provoca que ciertas áreas del cerebro se activen en forma alterada y se presente la compulsión (no poder parar de consumir). De aquí lo importante que es mantener abstinencia completa de cualquier sustancia psicoactiva. No deben consumir nada que contenga alcohol incluso las cervezas “sin alcohol”, que en realidad si tienen un porcentaje bajo de alcohol y provocan el mismo efecto de “disparar” la compulsion a consumir.

Con todo lo anteriormente expuesto es importante revisar los factores que llevaron a alguna persona a la recaída, atenderse y así evitar que se presente nuevamente otra recaída. Cuando existen varias recaídas es importante checar si existe alguna enfermedad agregada al padecimiento de las adicciones, que esté dificultando la rehabilitación.

FUENTE:     Revista de las adicciones / Drogas y Alcohol / Artículo

http://www.revistaadicciones.com.mx/?p=82

Posteado por: autogestoressaludcoronado | septiembre 26, 2011

La Carpa San Isidro una luz de esperanza para el indigente de Coronado

Impulsada por la Red de Atención Integral para habitantes en Calle
Los vemos tirados en las aceras, pidiendo monedas, alcoholizados, drogados, sin fe sin esperanza de vida. Pero están con nosotros son parte de nuestra sociedad, se habla de que están excluidos de nuestra sociedad cosa que no creo porque están ahí en cada calle o rincón de un pueblo en este caso me refiero a los habitantes de calle que tiene nuestro cantón en Coronado o simplemente indigentes.

Hablar de la indigencia es hablar de un problema social mundial donde Costa Rica no es la excepción si seguimos delimitando el accionar en Coronado la cifras estadísticas de esta población va aumentando también, la gran mayoría son farmacodependientes.

“Porque no solo de pan vive el hombre”. Una nueva luz nace en nuestro cantón  con la instalación del Modelo Terapéutico “La carpa san Isidro” que promueve la Red de Atención Integral para los Habitantes de Calle del Cantón Vásquez de Coronado.  La primeras que se realizaron han participación de 35 beneficiarios que llegaron al parque para disfrutar no solo de un buen desayuno si no de intervención terapéutica por parte de los integrantes de esta RED.

Esta Red está integrada por la Asociación Autogestores para la Salud de Coronado (Con más de 14 años de trabajar en alcoholismo y farmacodependencia), la Municipalidad de Coronado,  Fraternidad Hombres de Negocios Capitulo San Antonio y la Pastoral Juvenil de la Parroquia San Isidro. Bajo la asesoría de la Fundación Humanitas.

Para entender un poco de lo que se trata este modelo que se comenzó a implementar en nuestro cantón recurrimos a Cesar Fuentes de Fundación Humanitas quien no describe que el Modelo Carpa “Es un espacio de encuentro de personas en sufrimiento humano, por su condición de vida en calle, que tiene como fin la escucha, aceptación, el auto reconocimiento, la canalización de situaciones especiales y la motivación para la construcción de proyectos de vida”.

Con esto los integrantes de la Red buscan el fortalecimiento de los modelos de atención, promoción y prevención  existentes en el cantón siendo uno de ellos Hogar Coronado de la ONG Autogestores para La Salud de Coronado.

El Objetivo que tienen para el trabajo con los Habitantes de la Calle de Coronado es Implementar un proceso de recibimiento, escucha, acogida y rehabilitación, dirigido a personas en  sufrimiento humano por su condición de vida en calle, que les propicie el interés  de luchar por una mejor calidad de vida.

Este primer acercamiento con estas 35 personas ayuda a saber quiénes son que quieren y cómo hacer para sacarlos de ese sistema de vida que llevan. De qué forma se pueden elaborar las estrategias para el trabajo personalizado que se realizará con cada uno de ellos.

En nuestro cantón existen muchas personas humanitarias y grupos que tratan de ayudar a este tipo de población pero cada quien trabaja por su cuenta como que no existe una coordinación para que este trabajo sea en cadena con el fin de hacer  una ayuda mas integral  que traiga un beneficio mayor.

Esta actividad va ejecutarse todos los primeros domingos de cada mes de 8 a 10 de la mañana, a las personas que deseen tomar parte de este proyecto pueden solicitar información en la Oficina de Desarrollo Humano de la Municipalidad de coronado al 22926161 o en Hogar Coronado al 22299459.

Posteado por: autogestoressaludcoronado | octubre 27, 2010

Hogar Coronado

Posteado por: autogestoressaludcoronado | mayo 31, 2010

Triangulo del Drama

El análisis transaccional, nos ofrece una forma de entender la dinámica disfuncional, de la familia que sufre de la adicción de uno de sus miembros.
El sistema disfuncional se postula como la manifestación de un juego transaccional con tres posiciones básicas que interactúan entre sí, para mantener la disfunción o el juego.

A continuación una esquematización de la dinámica básica del triángulo del drama:

1.- Victima: Este jugador se percibe a sí mismo como víctima de las circunstancias, y de las personas a su alrededor. Culpabilizan a los demás de sus problemas y son incapaces de admitir responsabilidad sobre sus actos. Para comunicarse utilizan mucho la manipulación por el sentimiento de culpa. Usualmente es el rol preferido de los adictos activos, pero podría ser practicado por un codependiente también.

2.- Perseguidor: El perseguidor está convencido de que hay una necesidad imperiosa de controlar al adicto y someterlo. De esta manera establece sus acciones como enmarcadas en la tarea de disciplinar, o de controlar la conducta que perciben como inadecuada o intolerable. Las razones de fondo pueden estar justificadas, pero al utilizar la fuerza de manera irrazonable e imponer sus criterios, no sólo esta deteriorando mas las ya dañadas relaciones familiares, sino que terminan justificando aún más la visión de víctima del adicto. La agresión es el método de comunicación que el perseguidor utiliza y muchas veces es contra el adicto y contra el codependiente identificado como rescatador, a quien culpa de la conducta del adicto.

3.- Rescatador: El rescatador se impone la tarea de proteger al adicto de las consecuencias de su uso, y asume responsabilidades por el adicto, interponiéndose además entre cualquier persona que pudiera ser hostil con el adicto. Al “robarle” constantemente las crisis al adicto, le quita la capacidad de aprender de las consecuencias de sus actos. El rescatador encuentra justificación en el hecho de que el adicto se rodea de problemas, con el avance de su enfermedad. Además el rescatador alimenta en su interior, un profundo temor de el adicto colapse, sino se le ayuda..

Estos roles son parte de la dinámica básica de la disfunción familiar que ocurre en la adicción. Los roles no son fijos, sino intercambiables y el adicto, así como cualquier familiar pueden rotar de roles, pero siempre habrá alguien ocupando las posiciones para poder cerrar el triángulo.
También es importante que los participantes hagan conciencia de su parte en este juego y lo suspendan, pues es una pérdida de energía, y se produce una tensión acumulada que termina explotando. Además el resultado final de esta dinámica es el de perpetuar el comportamiento adictivo.

Posteado por: autogestoressaludcoronado | enero 25, 2010

Rendirse ante la enfermedad adictiva

Como adictos, todos experimentan el dolor, la soledad y la desesperación de la adicción. Muchos han hecho lo inimaginable para controlar el consumo de drogas, tratan de sustituir unas drogas por otras, creyendo que solo se tiene un problema con una droga en particular, limitan el consumo de drogas a ciertas horas y lugares, es posible que en algún momento hayan prometido dejar de consumir por completo; la adicción continua avanzando dominando incluso las mejores intenciones.

La adicción es una enfermedad progresiva, su progresión puede ser rápida o lenta, pero siempre es cuesta abajo. Mientras se siga con el consumo, la vida empeorara cada vez más, es imposible describir la adicción de una forma que complazca a todo el mundo, sin embargo la enfermedad afecta de manera general en tres aspectos al individuo: mentalmente los obsesiona la idea de consumir, físicamente desarrollan una compulsión que los hace seguir consumiendo independientemente de las consecuencias y espiritualmente durante la adicción el individuo se vuelve totalmente egocéntrico. Para muchos adictos tiene sentido ver la adicción como una enfermedad, porque es progresiva, incurable y puede ser mortal, al menos que se le detenga.

Hay que ocuparse de todos los aspectos de la adicción, no solo de su síntoma más obvio: el consumo incontrolable de drogas. Los aspectos de la enfermedad son numerosos, cada quien puede descubrir de que forma la adicción lo afecta personalmente. Al margen de las consecuencias individuales que la adicción tiene en cada individuo, hay ciertas características comunes que todos comparten. Lo primero que debe abordar un adicto es la obsesión, la compulsión y la negación, lo que muchos han llamado un vacío espiritual. Al ir examinando en detalle y reconociendo todos los aspectos de la enfermedad, se comienza a entender la impotencia. A muchos les da problemas entender la idea de que, como adictos sean obsesivos y compulsivos. Pensar que esa palabra se le pudiera aplicar a un adicto les da escalofríos. Sin embargo la obsesión y la compulsión son aspectos de la impotencia, se tiene que entender y reconocer su presencia en la vida para que la admisión y aceptación sean completas. Para un adicto, la obsesión es ese flujo incesante de pensamientos relacionados con el consumo de drogas, quedarse sin ellas, conseguir más, y así sucesivamente. Simplemente no se pueden quitar esos pensamientos de la mente. La compulsión, es el impulso irracional de seguir consumiendo drogas, sin que importen las consecuencias. Simplemente no se puede parar. La negación es la parte de la enfermedad que hace que les resulte difícil, sino imposible, reconocer la realidad. Durante la adicción la negación protege al individuo de ver en que se ha convertido su vida. El individuo suele decir que si se dan las circunstancias correctas, aún puede controlar su vida y el consumo. Como el adicto es hábil para defender sus acciones, se niega a asumir la responsabilidad por el daño causado por su adicción. Puede creer que si lo intenta con fuerza, si sustituye una droga por otra, cambia de amigos, se muda de residencia, o de empleo, su vida puede mejorar; esos pretextos fallan repetidamente, pero el adicto sigue aferrados a ellos. A pesar de la evidencia, el adicto se puede negar a aceptar que tiene un problema con las drogas, se engañan creyendo que pueden consumir de nuevo sin problemas, justifican sus acciones a pesar del desastre creado por su adicción.

La parte espiritual de la enfermedad, que puede que solo reconozcan como una sensación de vació o soledad al intentar dejar la droga por primera vez, quizás sea uno de los aspectos de la adicción que resulte más difícil. Como esa parte de la enfermedad afecta al individuo de una forma tan profunda y personal, quizás les agobie la idea de aferrarse a cualquier programa de recuperación. Sin embargo es valido mencionar que nadie se recupera de la adicción de la noche a la mañana.
A medida que se empiezan a observar los efectos de la enfermedad, se puede determinar que la vida de un adicto se vuelve ingobernable. Se determina en todas las cosas que andan mal. Una vez más las experiencias son individuales, y varían mucho de un adicto a otro. Algunos se dan cuenta de que su vida se ha vuelto ingobernable porque sus emociones están fuera de control o porque se empiezan a sentir culpables del consumo de drogas, algunos lo han perdido todo: hogar, familia, empleo y amor propio, otros nunca aprenden del todo a funcionar como seres humanos, otros pasan largos tiempos en cárceles o instituciones, otros han estado muy cerca de la muerte. Fuera cuales fueran las circunstancias individuales, el comportamiento obsesivo, compulsivo y egoísta ha gobernado su vida, y el resultado final ha sido la ingobernabilidad.

Muchos llegan a ese estado de desastre total sin darse cuenta del problema que se tiene, debido al egocentrismo, hay casos en que son los últimos en enterarse de su adicción, algunos entran a un programa de recuperación convencidos por sus familiares o amigos, otros por el sistema judicial, en cualquiera de los casos las viejas ilusiones se desaparecen. Para poder enfrentar la realidad de la adicción solo basta con reemplazar la negación por la honestidad. Hay quienes recuerdan ese momento de claridad en que se vieron con su enfermedad frente a frente. Todas las mentiras, todas las pretensiones, todos los pretextos que se habían usado para justificar a donde los había empujado el consumo de drogas dejaron de funcionar. Lo que eran y quienes eran quedo más claro, ya no se puede seguir evitando la verdad.

Se sabe que un adicto no se puede recuperar sin la capacidad de ser honesto. Muchos llegan a cualquier programa después de años de deshonestidad; sin embargo, se aprende a ser honesto y se tiene que empezar a intentar. Aprender a ser honestos es un proceso continuo, que se debe practicar en absolutamente todos los aspectos de la vida. Todo tiene un comienzo y en este caso es al admitir la verdad del consumo de drogas y el problema que se tiene con ello, a partir de allí se comienza a practicar el principio espiritual de la honestidad, es entonces cuando se pasa a admitir la verdad de la propia vida. El adicto se enfrenta a lo que es y no a lo que podría o debería ser. Existen ciertas preguntas que pueden ayudar al adicto en esta fase: ¿puedo controlar el consumo de drogas? ¿Estoy dispuesto a dejar de consumir? ¿Estoy dispuesto a hacer lo necesario para recuperarme?. Esto ante la posibilidad de encontrar una nueva forma de vida o seguir en la adicción.

Hay que empezar a liberarse de esos pensamiento ocultos llamados reservas, se deben aclarar, identificar y soltar; la mayoría las tiene, pueden ser de cualquier tipo, creer que pueden consumir algún tipo de droga porque jamás se tuvo problemas con ella, ponerles condiciones al proceso de recuperación, como mantenerse sin consumir solo si se cumplen sus expectativas, creer que todavía se pueden juntar con personas relacionadas con su adicción, creer que se puede volver a consumir después de cierto tiempo de abstinencia, etc, etc. Lo más importante que hay que saber sobre las reservas es que manteniéndolas, se esta apartando un lugar a la recaída. Es de recalcar que para comenzar un proceso de recuperación hay que dejar de consumir, la abstinencia total de todo tipo de drogas es la única forma de superare la adicción; si bien la abstinencia es el comienzo la única esperanza de recuperación es un profundo cambio emocional y espiritual.

El adicto debe estar dispuesto a hacer todo lo que haga falta para recuperarse, en el proceso se llegan a conocer ciertos principios espirituales, tales como la honestidad, la aceptación y la rendición; si se practican estos principios con rigurosidad, transformaran la percepción y la forma de ver la vida. Al empezar a practicar estos principios, puede que les parezca poco espontáneo, efectuar la admisión honesta de la enfermedad, quizás requiera un esfuerzo calculado de su parte. Aunque se admita la adicción, puede que el adicto todavía se pregunte si eso de verdad le va a funcionar. La aceptación de la enfermedad va más allá de la admisión consciente. Cuando se acepta, se tienen esperanzas de recuperación, se comienza a creer a un nivel más profundo que la recuperación es posible. El adicto comienza a desprenderse de sus dudas y se va adaptando verdaderamente a su enfermedad, se abren al cambio, hay rendición.

A medida que el adicto se va identificando con su enfermedad, descubre que la rendición no es lo que pensaba. En el pasado, probablemente lo consideraba como algo que solo era para los débiles y los cobardes. Solo se veían dos opciones, seguir luchando para controlar el consumo o hundirse por completo y que la vida se hiciera pedazos. Poco a poco se va descubriendo que la rendición implica abandonar las reservas y estar dispuesto a abordar la vida de una forma diferente, el proceso de rendición es completamente individual, solo el individuo sabrá cuando lo a logrado. Se hace hincapié en la rendición porque es precisamente el factor clave en todo proceso de recuperación. Cuando el individuo se rinde ante las drogas sabe de corazón que no puede con ellas y que su vida es ingobernable ante ellas, en pocas palabras la vida del adicto es dominada por las drogas. Solo así cesará la lucha y el individuo empezará a experimentar una sensación de alivio.

Por mucho que se haya luchado, al fin se llega a un punto de rendición, en el que el individuo se da cuenta de que no puede dejar de consumir drogas sin ayuda. Se está en capacidad de admitir la impotencia ante la adicción, se dan por vencidos totalmente. La paradoja de esta admisión es evidente, siempre que se piense que se puede controlar el consumo de drogas, se estará casi obligado a seguir consumiendo, en cuanto se admita que se es impotente, no se tiene porque volver a consumir. Es un indulto a la condena de tener que consumir, es el regalo más grande que se puede recibir, pues puede salvar la vida.

Se esta comenzando una nueva forma de vida que ofrece alegría y felicidad. Sin embargo, la recuperación no exime del dolor. Vivir la vida tal cual es, combina momentos de felicidad con momentos de tristeza. Acontecimientos maravillosos se mezclan con momentos de dolor, en los sucesos de la vida se experimentaran toda la gama de sentimientos.

Si se mira honestamente en que se convierte la vida de un adicto, se reconocerá la impotencia e ingobernabilidad de su vida. Si se dejan atrás las reservas, se acepta la adicción y se logra la rendición; se experimentara la esperanza que ofrece la recuperación. El adicto se dará cuenta de que ya no puede seguir como estaba, estará listo para un cambio y para probar otro camino…

Por Lopez Cornejo de Canal Salud Astrolabio.net

Posteado por: autogestoressaludcoronado | enero 8, 2010

ADICCIÓN Y RECUPERACIÓN

En cualquier sociedad entre el 10% y el 15% de la población son alcohólicos o adictos. En las Américas el problema existe en proporción epidémica. Estos enfermos tienen familiares. Entonces más de la mitad de la sociedad vive con el problema. Hoy en día está reconocida la adicción como una enfermedad. Obviamente el alcoholismo es una adicción al alcohol. En Vencedores, utilizamos una definición general de adicción porque no importa cuál sea la substancia o conducta en que se abusa; el proceso de adicción es el mismo en cada ser humano.

La Organización Mundial de la Salud dice “cuando el uso de una substancia causa daño en una área importante de la vida del individuo, este individuo es un dependiente químico.” (“Dependiente químico” es otro nombre para un adicto o alcohólico.) Los familiares también sufren de una enfermedad que se llama codependencia. Una experta en el campo, Sharon Wegscheider-Cruce dice, “La codependencia es una adicción a una persona y sus problemas.” [Taller sobre Hijos Adultos de Alcohólicos con Sharon Wegscheider-Cruce and Rokelle Lerner, Rocky Mountain Council on Alcoholism, Denver, Colo., Enero de 1984.] La codependencia es un complejo de conductas y actitudes problemáticas que una persona desarrolla para sobrevivir en una situación familiar de caos, como el alcoholismo. Cada alcohólico tiene por lo menos un codependiente en su vida. Ambas dependencias, la dependencia química propiamente y la codependencia, tienen las mismas características en común porque ambas son adicciones.

Las dos características primordiales son obsesión y compulsión. Obsesión es la preocupación mental centrada en la substancia, relación, conducta o evento que es el enfoque de la adicción en particular. Por ejemplo, el adicto al trabajo piensa obsesivamente sobre las cosas que él necesita cumplir, y sus sentimientos de culpa lo empujan a tratar de lograr más. La compulsión es la conducta o el comportamiento que actúa en base de la obsesión mental. Las doce horas en la oficina del adicto al trabajo son la magnitud de la compulsión de su adicción.

La obsesión y la compulsión vienen de un hambre viciosa que se convierte en una pérdida de control en todas las áreas de la vida del alcohólico o adicto. Clásicamente el codependiente pierde el control de su propia vida por la preocupación obsesiva sobre la vida del alcohólico o adicto. Pero el síntoma más evidente y más peligroso de la adicción y la codependencia es la negación. La adicción es la única enfermedad que dice al enfermo que “no existe un problema.” El alcohólico frecuentemente dice, “yo puedo dejar de beber cuando quiero.” Y muchos alcohólicos han tenido muchos intentos sinceros de dejar de beber. El problema es que están viviendo en negación de la obsesión y compulsión de su enfermedad y que no saben cómo vivir sobrios.

Muchos cristianos también viven la trampa de la negación, pensando que el proceso de adicción no les toca. La enfermedad de adicción afecta toda la persona: física, mental, emocional y espiritualmente. Esta enfermedad espiritual está basada en la naturaleza del pecado que cada ser humano comparte. El proceso de adicción ocurre cuando nosotros tratamos de sustituir algo por nuestra necesidad de Dios. Podemos utilizar una relación, una substancia, aún un sistema, como la religión, como sustituto de nuestra necesidad espiritual. Por ejemplo, nosotros podemos practicar una religión compulsivamente, descuidando áreas importantes de nuestras vidas, como la familia, en lugar de tener una relación personal y viva con Jesucristo. Muchos cristianos no viven una vida de victoria como vencedores porque se sienten esclavos de sus adicciones y compulsiones.

Ellos se preguntan en privado “¿Dónde está la vida abundante que la Biblia promete?” Nosotros vivimos en vergüenza y culpa y no compartimos estos sentimientos con los hermanos porque la iglesia está reforzando nuestra negación. La honestidad acerca de nuestras vidas ingobernables no concuerda muy bien con nuestra máscara cristiana. Hemos tratado de vivir la vida cristiana con nuestras propias fuerzas y recursos. Por eso, nos sentimos derrotados. Los Doce Pasos pueden proveer una salida.

Cuando examinamos los Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos y Al-Anon podemos ver claramente que ellos tienen su base bíblica. Bill Wilson, el fundador de Alcohólicos Anónimos, describió su conversión y camino a la sobriedad así: “Encontré al Dios de los predicadores.” Él fue influido grandemente por el Grupo Oxford, que era un movimiento evangélico dedicado a recobrar el “cristianismo primitivo,” y el Reverendo Sam Shoemaker, que era pastor episcopal y el líder de este grupo. Muchas de las ideas de los Doce Pasos salieron del curso de discipulado del Grupo Oxford. El doctor Bob, cofundador de Alcohólicos Anónimos, estuvo convencido sobre el énfasis cristiano de los Doce Pasos. Él tenía una lista de lecturas recomendadas para todos con quienes él trabajó en Alcohólicos Anónimos. En esta lista se encontraba la Biblia en general, especialmente el Sermón del Monte, el Padre Nuestro, el libro de Santiago y el capítulo trece de Primera a Corintios.[Dr. Robert Hemfelt, Dr. Richard Fowler, Dr. Frank Minirth, Dr. Paul Meier, The Path to Serenity (El Camino de la Serenidad)].

Los Doce Pasos son el tratamiento más exitoso en el mundo para la recuperación de las adicciones. Para familias alcohólicas y/o disfuncionales, los Doce Pasos pueden ser el curso de discipulado perfecto y específico para sus necesidades. Hemos visto que muchos de nosotros como cristianos compartimos el proceso de adicción en nuestras vidas. Los Doce Pasos pueden servirnos como un modelo de crecimiento en general, y un camino a la serenidad. Este movimiento está creciendo dinámicamente en las Américas, en parte porque todos pueden compartir de sus vidas en un ambiente de aceptación, comprensión y amor, sin el miedo de ser juzgados. ¿Por qué no recobramos estas cualidades del cuerpo de Cristo como iglesia suya?

Tomado de: http://www.christianrecovery.com/v/dox/aandr.htm

Posteado por: autogestoressaludcoronado | noviembre 17, 2009

Segundo Paso: “Mente, Cuerpo y Alma”

La frase «llegar a creer» implica que es algo que sucede a lo largo del tiempo, un proceso. Siempre he vivido con la convicción de que no podía confiar en nadie y que, hacerlo, era un signo de debilidad. Dediqué mucho tiempo y energía a negar la existencia de Dios.

Traté de creer que podía ser espiritual sin una relación con un poder más grande que yo. Cuando de verdad soy honesto conmigo mismo, sé que nunca he sido completamente espiritual porque el estado me restringía a vivir dentro de los límites de mi propio corazón y mi propia mente. Por lo tanto, la experiencia se limitaba a mí y a mis limitaciones humanas. Algo con lo tenía que rendirme.

Cuando volví a la vida en recuperación y a los pasos de NA, decidí poner de lado mi ego y mis convicciones previas sólo para estar dispuesto a permitir otras posibilidades.
No sucedió de repente, pero bastante rápido empecé a experimentar un cambio de actitud y de estado mental. Mientras pensaba que mi vida no carecía completamente de sano juicio ni estaba fuera de control, sentía un vacío espiritual. Y lo que me pasó fue que empecé a pensar que vivir una vida sin Dios en realidad era una locura. Cuando sencillamente estuve dispuesto a darle una oportunidad a que la posibilidad de creer pudiera tener como resultado una vida más tranquila, la idea de caminar solo y que me superaran los desafíos de la vida resultó claramente equivocado. Era un riesgo que estaba dispuesto a correr.

A estas alturas, no hago hincapié en lo que no sé y en las respuestas que no tengo.
A lo mejor nunca llegue a saber ciertas cosas con certeza. De hecho, sólo abandonar
la luchar para tratar de imaginarse todo es mucho más fácil. Sigo construyendo cada
día mi relación con un poder superior.

Mi viaje espiritual consiste en estar en armonía con las virtudes y la energía que creo que Dios nos da y espera que le demos a los demás. La restauración de la mente, el cuerpo y el alma es posible con un poder más grande que yo.

Ahora sucede algo de lo que soy consciente y que antes me resultaba invisible. Mi corazón y mi alma perciben que hay algo más que puedo aprovechar. Es un lugar que eleva mi consciencia y al mismo tiempo me da una base. Me siento afortunado de haber tenido una segunda oportunidad.

Ronnie R., California, EEUU

Tomado del NAWay Oct09

Posteado por: autogestoressaludcoronado | noviembre 4, 2009

¿Que es la adicción a las drogas?

La drogadicción, drogadependencia o también llamada dependencia a sustancias psico activas es la IMPERIOSA NECESIDAD que una persona tiene por consumir bebidas con contenido alcohólico u otra clase de drogas (marihuana, cocaína, inhalantes, tranquilizantes, alucinógenos, etc.). Esta necesidad no desaparece a pesar de que la persona consumidora o usuaria sufra las consecuencias negativas producidas al momento de consumirlas o después de dejar de usarlas. Se trata más de una necesidad Psicológica que Física. En nuestro país es un problema que va en aumento cada día, involucrando a menores de edad y a más mujeres de las que uno puede imaginarse. Se dice que de 10 a 15 de cada 100 personas tiene problemas con su manera de beber o debido a su consumo de drogas ilegales o de las de prescripción médica obtenidas por algún método inadecuado. También se dice que de esos 10 a 15 de cada 100 personas, al menos 2 ó 3 son mujeres. No estamos hablando de todas las personas en general sino solamente de aquellos que están comprendidos en el rango de los 14 a los 60 años de edad, es decir las edades más productivas en la vida de cualquier persona. La adicción es: Una enfermedad primaria, progresiva y mortal. PRIMARIA: Esta palabra significa “primera” o que aparece en primer lugar. Muchas personas piensan que la adicción a las drogas aparece después o es consecuencia de algún problema como lo es alguna enfermedad mental, un “trauma” sufrido durante la niñez o cosas similares. Si así fuera diríamos que es una enfermedad secundaría, esto es, que es una consecuencia directa de otro problema mental o emocional, o sea que primero apareció el problema mental y después, como resultado, vino la adicción a las drogas. Esta es una idea algo anacrónica y no completamente cierta. La ciencia contemporánea ya corrigió este punto de vista. La realidad es que la adicción al alcohol o a las drogas puede padecerla cualquier persona, tenga o no tenga enfermedad mental alguna, y debe ser tratada primeramente, esto es: antes que cualquier otro problema emocional o mental y esto quiere decir sencillamente que la persona tiene que aceptar que está enfermo (a) y que debe abstenerse de seguir consumiendo drogas o alcohol, además de pedir ayuda a los expertos en la materia. Algunos investigadores científicos afirman que es posible saber con mucho tiempo de anticipación si una persona va a ser adicta o no en alguna etapa de su vida. Estos eruditos aseguran que desde temprana edad un niño(a) se comporta dé tal manera que se va preparando el terreno para que se desarrolle la adicción al alcohol o las drogas algunos años después. Ellos hablan de los niños que son muy nerviosos, hiperactivos e inestables. Esta idea no es nueva. Pero también tenemos que decir que esos niños pueden cambiar su manera de comportarse al ser presionados por el medio familiar o social o, sencillamente, al llegar a la pubertad pueden sufrir cambios en su manera de ser que se deban más a las crisis propias de esta etapa de la vida y, por lo tanto, esta supuesta personalidad “preadictiva” ( riesgo de convertirse en adictos) desaparece para siempre. PROGRESIVA : Quiere decir simplemente que las cosas van a ir empeorándose cada vez más mientras la persona no se atienda. Muchos adictos, sus familiares, amigos piensan que con sostener una buena platicada con la persona problema, dándole algunos consejos o regaños, esta va a dejar de consumir droga o de abusar de las bebidas alcohólicas y las cosas van a cambiar. Desgraciadamente esto no es así en el caso de los verdaderos alcohólicos y adictos. Se requiere de ayuda especializada. Es muy probable que después de esas platicas interesantes e intensas en las que se invirtieron tiempo, energías e inteligencia, tanto la persona adicta como el voluntario o voluntaria que ser prestó para ayudar, salgan convencidos ambos de que algo bueno va a suceder próximamente, pero al cabo de pocos días u horas las cosas van a regresar a como estaban antes o peor. Algunas personas suponen que el hecho de dejar de consumir por algún tiempo su droga de preferencia, alejarse de ella por semanas o meses, se convertirá en el mejor argumento para demostrarse a sí mismo y a los demás que no tienen ningún problema y que pueden dejar de beber o drogarse cuando así lo deseen o se lo propongan. La realidad es que, en lo más profundo de su interior, estará contando las horas y minutos en los que este plazo se termina para volver a consumir la droga de manera ilimitada. Durante el período de abstinencia en el que la persona no se involucró con el uso de alcohol o las drogas, su deseo por hacerlo no disminuyó, por lo contrario se vio acrecentado y toda la energía contenida de ese deseo se desbocará a la hora de beber o usar droga. MORTAL : Esto parece fácil de entenderse: a medida que las personas adictas consuman más drogas o alcohol, tiene más riesgo de morir por una sobredosis. Pero este punto no es el único que hace mortal a esta enfermedad. Hay otros muy importantes. También se puede morir en un accidente vial por ir manejando intoxicado; del mismo modo puede perderse la vida en algún pleito a golpes o por lesiones producidas por arma blanca o arma de fuego, situaciones que se presentan comúnmente cuando las personas se encuentran intoxicadas por el alcohol o las drogas, o incluso pueden morir al no ingerir alimentos o líquidos vitales ya que la mayoría de las drogas quitan el hambre y en ocasiones hasta la sed; del mismo modo se puede sucumbir sencillamente porque mientras se abusa del alcohol o de las drogas se pierde el sentido de la vida y se llega al suicidio y esto es algo que le sucede a gran cantidad de alcohólicos y adictos, finalmente se puede perecer por la sencilla razón de que a la mayoría de los adictos les resulta muy difícil parar de consumir el alcohol o drogas y esto va a provocar un deterioro progresivo de las funciones vitales del organismo hasta que este deje de funcionar.

Posteado por: autogestoressaludcoronado | agosto 3, 2009

El Síndrome de la Adicción

La adicción es una enfermedad primaria o más bien un síndrome constituído por un conjuntos de signos y síntomas característicos.
A pesar de que la manifestacion clinica de la adiccion dependen ademas de las caracteristicas individuales de personalidad de cada adicto, asi como de las circunstancias socio-culturales que lo rodean, los sintomas siguen siendo caracteristicos de la enfermedad.
Ademas se hace mucho mas impactante relizar que estos sintomas estan presentes aunque la adiccion sea de caracter quimico o conductual, sin que esto haga una diferencia importante en el cuadro basico sintomatico que llamamos adiccion.
Algunas de los sintomas yu caracteristicas de la adiccion son descritas aqui con la intencion de poder comprender mejor el funcionamiento de esta enfermedad:

* Pérdida de control del uso, caracterizada por episodios de uso compulsivo que llevan a la inversion de tiempo y energia importantes en la conducta adictiva, de modo que cada vez mas el adicto funciona con mas dificultad en su vida en general. Mientras el adicto insista en usar, el descontrol seguira afectandolo.

* Daño o deterioro progresivo de la calidad de vida de la persona debido a las consecuencias negativas de la práctica de la conducta adictiva. Este detorioro se da en todas las areas de la vida del adicto y se produce de manera progresiva, a traves de las distintas etapas de la enfermedad adictiva.

* Uso a pesar de daño, lo cual se manifiesta como la practica continuada de la conducta adictiva, a pesar del daño personal y familiar involucrado como consecuencia de la adiccion. Este sintoma es caracteristico de la adiccion y cuando se presenta es un marcador importante para el diagnostico.

* Negación o Autoengaño cuya función es la de separar al adicto de la conciencia que las consecuencias que la adiccion tienen en su vida. De esta manera se reduce la ansiedad y ademas se protege el sistema adictivo, estableciendose un equilibrio enfermo, del cual el adicto se resiste a salir, y que ademas es la razon por la que el adicto insiste en volver a usar aun luego de una crisis.

* La Memoria Euforica es un proceso de memoria selectiva mediante el cual, de manera automatica, aflora un recuerdo de la euforia asociada con episodios de uso en el pasado. NO se recuerdan el sufrimiento o las consecuencias negativas. POr esta razon la memoria euforica es un factor importante en las recaidas y en facilitar el autoengaño caractristico de la adiccion.

* El Pensamiento Adictivo se le denomina al conjunto de distorsiones del pensamiento propias de la adiccion, ademas de la negacion y el autoengaño, estas distorsiones tienden a facilitar el proceso adictivo y despegan al adicto de la realidad de sus enfermedad.

* La Conducta de Busqueda es un conjuntos de conductas aprendidas durante el proceso adictivo que de manera subconciente acercan al adicto con la sustancia o con la conducta de su adiccion, asi como a las personas, lugares o situaciones relacionadas con su adiccion. Esta conducta es evidente para los que observan al adicto, pero no asi par el adicto quien no se da cuenta del riesgo.

* Los Deseos Automaticos son disparados por las situaciones, los lugares y las personas relacionadas con el uso, de modo que evocan memorias euforicas asociadas a deseos de usar que se acompañan de ansiedad e ideas repetidas de uso. Estos deseos se sguen presentando por meses aun luego que el adicto este en abstinencia y en recuperacion.

* Obsesion o preocupacion excesiva con respecto a las situaciones de uso y relacionadas con el uso ya sea consumo de sustancias psicotropicas o practicas de conductas. Esto lleva a invertir una energia mental desproporcionada en el proceso de adiccion que resta a las actividades vitales importantes del adicto.

* Congelamiento Emocional producto de los cambios bioquimicos en el cerebro y ademas de las distorsiones psico-emocionales del proceso adictivo. Dificultad para identificar, manejar e interpretar los sentimientos, asi como una actitud de intolerancia a algunas emociones, buscando el uso como una forma de anestsia emocional.

Estos sintomas se pueden presentar todos juntos o de manera selectiva y con dstinta intensidad en un momento dado, asi como pueden variar a lo largo del tiempo y con el avance de la enfermedad adictiva.

Adicciones Revista

Posteado por: autogestoressaludcoronado | abril 21, 2009

Adicciones: Proceso Adictivo

El uso de diversas drogas tiene una historia ancestral y su conocimiento se documenta ya en escritos romanos y griegos. La mayor parte se empleó tanto para producir efectos de bienestar como para el tratamiento de las enfermedades. El desarrollo de técnicas modernas en la elaboración o en procesos de refinamiento llevó a la industrialización de variados compuestos y a su consumo masivo por el ser humano. El abuso de sustancias adictivas no se hizo común sino hasta eras más recientes; en gran medida debido al tráfico intenso para el consumo en todo el mundo. Los griegos y los romanos conocían ya sus aspectos benéficos y recurrían sobre todo al alcohol, dado que el opio, a pesar de conocer sus efectos, sólo lo aplicaron con fines curativos. Los conceptos de dependencia y abuso no se acuñaban aún en esa época, y el consumo de cannabis, por ejemplo, sólo fue propiciado en Asia menor entre los asirios.

En la actualidad, el uso, abuso y dependencia de drogas es un problema de salud pública mundial, y es importante conocer la historia de las sustancias a las que más se recurre por su efecto en la sociedad y en las diversas culturas.

Es necesario comprender el proceso adictivo (uso, abuso y dependencia) el cual incluye normas socioculturales de uso, el curso clínico de los trastornos por uso de sustancias y la neurobiología de la adicción.

El adicto no es un vicioso sino que es un enfermo. Y en esta enfermedad hay tres factores fundamentales. Uno, la exposición a la droga. Dos, la vulnerabilidad individual en la cual participa evidentemente el componente genético y participa la personalidad del individuo. Y tercero, el ambiente social en el cual está integrado. De la conjunción de estos tres factores se produce la enfermedad. Son estos tres factores los que hacen que el individuo comience el proceso adictivo. La manifestación clínica de la adicción depende de las características individuales de personalidad de cada adicto, así como de las circunstancias socio-culturales que lo rodean, sin embargo, los síntomas que se presentan son característicos de la enfermedad. Estos síntomas están presentes aunque la adicción sea de carácter químico o conductual, sin que esto haga una diferencia importante en el cuadro básico asintomático que llamamos adicción.

Básicamente el proceso de adicción consta de 5 etapas, las cuales son análogas a las de un compromiso, entre estas podemos (según el Dr. Arnold M. Washton en su libro ” Querer No es Poder”) observar:

ENAMORAMIENTO
Las primeras experiencias con las drogas suelen dejar una marca grabada. Si este primer contacto ha sido agradable, se produce un enamoramiento o atracción apasionada por volver a tomar la sustancia. Esta percepción distorsionada de la realidad, sin embargo, emociona, produce euforia y tranquiliza, lo que hace aumentar las probabilidades de que haya una nueva toma u ocasión de consumir.

LA LUNA DE MIEL
Una vez que el individuo ha aprendido: a través de su familia, de la sociedad o por experiencia propia que el consumo de ciertas substancias puede transportarlo como por arte de magia lejos de cualquier sentimiento o estado de ánimo negativo, el paso a la adicción es muy sencillo. Durante la fase de Luna de Miel, el futuro adicto experimenta todas las gratificaciones sin ninguna de las consecuencias negativas: siente que ejerce el control, que la toma es inofensiva y que él ejerce el control.
TRAICIÓN
Sin embargo lo que uno vislumbra en la luna de miel no es lo que en realidad obtiene. Con el paso del tiempo es traicionado. Así, además del deterioro sufrido en las principales esferas de la vida, es muy probable que el adicto esté realizando cosas que normalmente no haría para mantener su adicción (robar, mentir, etc…).

EN LA RUINA
Ahora el adicto debe consumir cada vez más para evitar que los crecientes sentimientos y estados de ánimo negativos profundicen en su conciencia y para tratar de mantener los efectos positivos que cada vez son menores y de menor duración. Está desarrollando tolerancia y tiene que consumir no ya para obtener placer o alivio sino para evitar el malestar asociado al síndrome de abstinencia.

APRISIONADOS
Con el tiempo, el adicto llega a un estado de desesperación en su relación con la sustancia y deja de lado todo lo demás. Se comporta cada vez de forma más impulsiva e incontrolada, está totalmente preso de la adicción. Esta etapa de la relación adictiva es un descenso a la desesperación y a la destrucción personal.

Estas etapas antes mencionadas pueden relacionarse con la experiencia clínica del Psicólogo Pablo EGENAU, sobre sus trabajos efectuados a jóvenes drogadictos, él manifiesta que existen etapas dentro del llamado proceso drogadiccional.

Tomado de Visión Psicologica

Posteado por: autogestoressaludcoronado | marzo 2, 2009

Drogas y Familia

Preguntas más frecuentes de los padres sobre el consumo de drogas por hijos adolescentes.

¿Que papel juega la familia en la prevención de una drogodependencia?

La familia juega un importante papel en la detección de los consumos de drogas en alguno de sus miembros. Con ello se posibilitará un abordaje rápido, evitando que el problema llegue a tener consecuencias mayores.

¿Cualquier tipo de contacto con las drogas implica el tener un problema?

Los hijos y las drogas Hay que señalar que no todo consumo de drogas implica necesariamente un problema. Existen diferentes formas de consumo: uso, abuso y dependencia. El proceso de dependencia que se establece con una o varias sustancias lleva tiempo y pasa por diferentes fases en las que la frecuencia, la cantidad y las formas de consumo varían (consumos experimentales, ocasionales, habituales o compulsivos). En la mayor parte de las ocasiones el inicio de consumo no conduce a la dependencia.

¿Es adecuado registrar las pertenencias de nuestro hijo ante una sospecha de consumo?

A menudo, en el entorno familiar se llevan a cabo registros en las habitaciones y en las pertenencias de las personas sobre las que se sospecha. Estas prácticas, responden a la necesidad de obtener información de manera rápida y fácil sobre la situación del posible consumidor.

Además de traicionar la confianza que se ha depositado en las personas que los realizan (madre o padre), confianza imprescindible si lo que nos interesa es conseguir el reconocimiento de este consumo, sin el cual no podremos actuar, provoca una pérdida en el papel de los padres como agentes educativos y por lo tanto, preventivos, ya que se supone que su condición de educador les convierte en modelos de comportamiento para los hijos. La información que se obtiene a través de estos registros, por lo tanto, raramente se puede utilizar para analizar comportamientos y sospechas de consumo con los hijos; provocaríamos su rechazo y enfado. Unicamente añaden más morbosidad al tema, al mantener a los padres ocupados en determinar si un día hay más cantidad o menos de la sustancia encontrada o si siguen estando determinados restos o evidencias de consumo o no, es decir, en actuaciones casi policiacas en la búsqueda de indicios y pistas. Las personas que realizan estas prácticas, en consecuencia, están sometidas a la ansiedad derivada de cada uno de estos nuevos descubrimientos, condición no deseable para el adecuado abordaje de la situación.

Posteado por: autogestoressaludcoronado | febrero 2, 2009

Por un Coronado sin Drogas

Fuerzas vivas del Cantón organizan Caminata de Sensibilización

Motivados en hacer el lanzamiento de la Campaña de Sensibilización por un “Coronado sin Drogas”, la Asociación de Autogestores para la Salud de Coronado, que regenta el Hogar salvando al Alcohólico y Farmacodependiente, junto a la Municipalidad, Fuerza Publica y otras organizaciones vienen organizando una Caminata para el próximo sabado 21 de febrero.

Es clara la necesidad de que tiene nuestro Cantón, la prevención es un paso importante que hacen estas instituciones y este año 2009 no será la excepción de ver esta alianzas estratégicas buscando soluciones a estos flagelos que día a día se apoderan de la sociedad en general.

“Este evento se realiza con el objetivo de sensisibilizar a la gente que la drogas cada dia avanzan con mayor arraigo en nuestro Cantón y es hora de cultivar en los niños y jóvenes la cultura de luchar contra estos flagelos”. Señala Jose Cascante presidente de  de la Asociación Autogestores para la Salud.

Además detalló, “Hemos encontrado eco en algunas organizaciones que también desean trabajar junto a la nuestra en este tipo de actividades que buscan prevenir a la población coronadeña, nuestra organización esta anuente en informar y capacitar a otras organizaciones sobre estos problemas es parte de nuestro plan de proyección social para el presente año ”.

Este evento tendrá como punto de partida el frontis de la Policía de Proximidad, utilizará algunas arterias del centro (San Isidro),  teniendo la llegada en el parque, los organizadores hacen extensiva la invitación a que demás organizaciones comunales, educativas, sociales se unan a esta caminata. Para mayores informes en los números 22299459 – 22924798 o en el Hogar Salvando al Alcohólico y farmacodependiente de Coronado.

Posteado por: autogestoressaludcoronado | enero 19, 2009

LA RECUPERACIÓN Y LA RECAÍDA

Muchas personas creen que la recuperación consiste simplemente en no consumir drogas. Consideran la recaída un signo de fracaso total y los largos períodos de abstinencia un éxito completo. En el programa de recuperación de Narcóticos Anónimos hemos descubierto que esta noción es demasiado simplista. Cuando un miembro lleva algún tiempo en nuestra confraternidad, una recaída puede ser la experiencia desagradable que origine un rigor mayor en la aplicación del programa. De igual manera, hemos visto que algunos miembros, aun manteniéndose abstinentes durante largos períodos, se ven privados de una recuperación completa y de la aceptación dentro de la sociedad debido a su falta de honradez y a una actitud engañosa con ellos mismos. Sin embargo, la abstinencia completa y continuada en estrecha colaboración e identificación con otros miembros de los grupos de NA, sigue siendo el mejor terreno para crecer.

Aunque todos los adictos somos básicamente similares, como individuos diferimos en el grado de enfermedad y en el ritmo de recuperación. A veces, una recaída puede sentar las bases de una completa libertad. En otras ocasiones, esa libertad puede lograrse sólo por una inflexible y obstinada voluntad de aferrarnos a la abstinencia, contra viento y marea, hasta que pase la crisis. Un adicto que, por cualquier medio y aunque sea sólo por un tiempo, pueda perder la necesidad o el deseo de consumir, y tenga la libertad de elección para superar un pensamiento impulsivas y una acción compulsiva, habrá llegado a un momento crucial que puede ser un factor decisivo en su recuperación. El sentimiento de auténtica independencia y libertad, a veces está aquí en la cuerda floja. La posibilidad de largamos y volver a controlar nuestra vida nos atrae, aunque nos damos cuenta de que todo lo que tenemos se lo debemos a un Poder Superior a nosotros mismos, del cual dependemos, y al hecho de ofrecer y recibir ayuda identificándonos con los demos. Durante nuestra recuperación, muchas veces nos rondarán viejos fantasmas. La vida puede volverse otra vez monótona, aburrida y sin sentido. Es posible que nos cansemos mentalmente de repetir nuestras nuevas ideas y físicamente de nuestras nuevas actividades, aunque sabemos que si dejarnos de repetirlas, empezaremos otra vez con nuestros viejos hábitos. Intuimos que si no utilizamos lo que tenemos, lo perderemos. A menudo, estas épocas son los períodos de mayor crecimiento. Nuestra mente y nuestro cuerpo parecen estar cansados de todo esto, pero es posible que las fuerzas dinámicas de un cambio, o de una auténtica transformación, están trabajando en lo profundo de nuestro ser para damos las respuestas que modifiquen nuestras motivaciones internas y cambien nuestra vida.

Nuestro objetivo, a través de los Doce Pasos, es la recuperación, no la mera abstinencia fisica. Mejorar conlleva esfuerzo, y, ya que no hay forma de inculcar una idea nueva en una mente cerrada, debemos hacer que se abra de algún modo. Puesto que sólo podemos hacerlo por nosotros mismos, es necesario que reconozcamos a dos enemigos internos: la apatía y la postergación. Nuestra resistencia al cambio parece inmóvil y sólo una explosión nuclear de algún tipo originará alguna modificación o iniciará otra línea de conducta. Una recaída, si sobrevivimos, puede brindar el cambio para empezar el proceso de demolición. La recaída de una persona cercana, y a veces su muerte a causa de ella, puede despertar en nosotros la necesidad de una vigorosa acción personal.

Experiencias personales

Narcóticos Anónimos ha crecido muchisimo desde 1953. Las personas que fundaron esta confraternidad, y por las cuales sentimos un afecto profundo y duradero, nos han enseñado mucho acerca de la adicción y la recuperación. Las siguientes páginas hablan de nuestros comienzos. La primera sección fue escrita en 1965 por uno de los primeros miembros. En el Texto Básico Narcóticos Anónimos se pueden encontrar historias más recientes de la recuperación de varios miembros de NA.
Extraído del Librito Blanco Narcóticos Anónimos
Reservados todos los derechos 1993

Posteado por: autogestoressaludcoronado | octubre 14, 2013

Testimonio Eduardo

 

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.